Tung plasmará reflexiones y pensamientos personales con el fin de que amigos, amigas y familiares puedan participar, responder y discutir lo que se tercie.



























Archives
  • enero 2005
  • febrero 2005
  • marzo 2005
  • abril 2005
  • mayo 2005
  • junio 2005
  • julio 2005
  • agosto 2005
  • septiembre 2005
  • octubre 2005
  • noviembre 2005
  • diciembre 2005
  • enero 2006
  • febrero 2006
  • marzo 2006
  • junio 2006
  • julio 2006
  • agosto 2006
  • septiembre 2006
  • octubre 2006
  • noviembre 2006
  • abril 2007
  • mayo 2007
  • junio 2007













  • Última visita a Lisboa
  • Alucinante!!
  • Girl From The North Country Fair
  • In the early morning rain
  • Animal y Rita Moreno
  • TRATO CIUDADANO
  • DÍA TRISTE
  • Leopoldo María Panero
  • Geeeeenial!!!!
  • iTunes




























  • Tung & The Meaning of Life

    28.2.06

    RELATO: EL EXPERIMENTO


    EL EXPERIMENTO


    En cinco minutos se iniciará el experimento. Es curioso como es la vida. Vivimos matándonos los unos a los otros y resulta que se presenta aquí esta empresa proponiendo una extraña reconciliación momentánea. Al parecer antes de entrar en el banquete nos darán una bebida a cada individuo de la familia, una bebida experimental que según ellos, eliminará por completo nuestras tensiones y roces. Cosa inverosímil.
    Hoy se casan Juanjo y Almudena. Por la familia de Junajo no hay ningún tipo de problema, todos ellos se llevan muy bien y no hay roces. Por parte de nuestra familia, la de Almudena, no existe relación. De hecho se cortó hace tiempo de manera muy abrupta y sórdida. Nos llevamos a matar y no es para menos.
    Esteban el padre de Almudena, vendió la parte que le correspondía de la herencia de su madre a un constructor de métodos no muy ortodoxos. Durante unos cuatro años el constructor ha estado haciendo la vida imposible al resto de hermanos para forzar ventas. Ha ido consiguiendo su objetivo en mayor o menor medida. Aquello que antes fue unión, hoy es odio.
    Por otra parte, Marta, prima de Almudena, está en tratamiento psicológico por el intento de violación de su primo José Manuel, y ambos con sus respectivas parejas van a ir a la boda. La familia está dividida en muchas partes y por diversos motivos, el experimento va a ser un fracaso, ese es mi vaticinio.
    Yo, para pasar un tanto desapercibido, voy a hacer las veces de fotógrafo, estando por todas partes pero en ninguna en concreto, espero que la lente de mi cámara me mantenga al margen de todo.
    Estoy sentado en una sala previa a la reunión de toda la familia. Estoy a solas y en breve me traerán un vaso del dichoso experimento. Me han pedido que escriba unas líneas antes de empezar, y al terminar. Al parecer es el protocolo que deberán seguir todos los participantes en el experimento. Reproches, dolor, amor, cariño, sentimientos defraudados, pasiones rotas, crecer, desilusionar, llorar, padecer, iras fraternales, miedo al agresor, al agresor con el que creciste y jugaste, odio al traidor, al traidor con el que creciste y jugaste… Inverosímil. Se me antoja literalmente imposible olvidar y superar todos esos sentimientos existentes entre nosotros.
    Carlos.
    (Cinco horas más tarde)
    Sencillamente no me importa nada. Después de lo que he visto hoy, sencillamente no me importa. No ha pasado absolutamente nada. Es más, nos hemos divertido juntos. No, no nos hemos divertido, ha sido más que eso, nos hemos querido hasta más no poder. Como si nada hubiese pasado, se ha reído, llorado, abrazado, bailado, comido, bebido, hablado, mirado, sentido, besado, hemos entrado directamente en los sentimientos de los unos y los otros, y ha sido sorprendente no encontrar ni rastro de rencores ni odios. Inverosímil.
    Marta ha sacado a bailar a José Manuel, y éste no ha perdido en ningún momento una cortina cristalina en su mirada a punto de explotar en lágrimas. Toda la familia ha permanecido petrificada ante el baile. Marta sonreía a la vez que llevaba el paso del baile, pues él, a penas daba pie con bola. El caso es que cuando terminaron el primer baile, ni ella ni él tenían en la mente lo que en el pasado sucedió. Durante unas horas, los malos sucesos pasados han desaparecido, se han borrado misteriosamente de nuestras cabezas. No podíamos dejar de sentirnos unidos los unos a los otros, de querernos. Los hay que al ver el talante de la reunión, la voluntad de querer, de solucionar, de superar, se han sentido muy tocados por los remordimientos de sus actos pasados, pero paradójicamente, les ha durado increíblemente poco, pues al igual que los que querían perdonar han olvidado lo que había que perdonar, los que tenían que lamentar, también han olvidado el qué lamentar. Una especie de vaciado cerebral nos ha hecho sobrepasar todos esos baches. Sólo se me ocurre que de algún modo hemos retrocedido en el tiempo, al tiempo en donde nada de eso había sucedido, donde los sentimientos eran muy puros, a la infancia quizás. Pero retroceder a ese modo de ser, retroceder a ese modo de mirar, retroceder a ese modo de perdonar, si no hubiésemos pasado por este misterioso experimento, hubiese sido más propio del desgaste, del cansancio, del miedo a morir, de la vejez. Es muy posible que en algunos casos ni tan siguiera eso, posiblemente habrían sido casos absolutamente irreconciliables e imperdonables. Habríamos muerto de viejos sin haber experimentado estas sensaciones. Pero lo que no entiendo es… si para darse la situación que hoy hemos vivido, hubiese tenido que darse una situación extrema, en la cual el temor obligara de algún modo a mirar hacia delante y no hacia atrás… ¿Por qué entonces no lo hemos hecho antes?, ¿por qué nos hemos perdonado y querido tan irremediablemente?, ¿la bebida del experimento realmente ha tenido algo que ver?…
    Pienso que acumular todos esos sentimientos no ha sido más que envejecer, y la verdad es que al final moriré de igual modo. De alguna manera reunirnos, mirarnos a la cara, ojo con ojo (como Marta y José Manuel) ha sido un gran paso para poder perdonar y librar los sentimientos pesados y grotescos de nuestro interior, tanto del que puso la daga como los del que la padeció. Un sentimiento grotesco para mí no es más que aquel que es constantemente alimentado por su dueño, alimentado para no morir.
    Concluyo que no quiero llegar a los ochenta años y pensar “si hubiese perdonado con cuarenta… me habría ahorrado estos cuarenta años de amargue”.
    Que experimento más curioso.
    Carlos.



    Luisão.
    Relato corto.
    Ávila, 28 de febrero de 2006.

    10:51 p. m.

    24.2.06

    SUEÑO DE LA NOCHE DEL 23 DE FEBRERO AL 24


    Consistía en una especie de debate televisivo-concurso, en el que había una mesa
    redonda en dónde famosos y profesionales debatían. Tema a debatir: EL ESFUERZO Y
    TRABAJO QUE LES CUESTA A LOS ARTÍSTAS CIRCENSES EL CUIDADO DE SUS GENITALES.
    Una pareja de funámbulos alegaba que el cuidado de sus genitales era una tarea ardua
    y difícil, pues al exponerse ante el público y tener de vez en cuando una cierta
    cercanía, podían llegar a ofender incluso a los niños con su descuido, ya que, según
    ellos, no sólo los animales desprenden hedores. El payaso “serio” sostenía que
    consideraba injusto (aún así) tener que maquillarse todos los días el pene con
    dibujos y motivos bizarros, cuando en realidad éste, el pene, iría tapado en todo
    momento por un pantalón. El debate se acalora y el moderador intenta poner orden y
    redirigir la charla:
    “Orden señores, orden por favor!! Veamos, permítanme que proponga una nueva pregunta:
    ¿Debe un artista circense velar y cuidar también por la integridad genital de sus
    animales?”
    Un murmullo entre el público, la pregunta es compleja y causa consternación. El
    funámbulo alega:

    “Yo creo que se le debería preguntar a un artista de animales, yo esa materia no la
    trabajo dada mi actividad, mi opinión es meramente circunstancial. “
    Interviene en ese momento el jefe de un circo italiano, el señor Pappetti: “En
    nuestro circo se exige a todo artista que pague la correspondiente cuota estatal de
    cuidado de genitales de animales, los impuestos se llevan al día y de hecho nuestros
    animales tienen todos sus genitales depilados y cuidados.”
    Una reportera que formaba parte del debate salta al momento: “ Eso es mentira! Eso es
    incierto!! Yo he estado en un circo en el que los animales se cuidaban de sus
    genitales solos, en cuanto los artistas se mantenían ociosos”. Se incorpora a ese
    argumento un ente que formaba parte del debate: “Es verdad, y quien no recuerda el
    olor pestilente que siempre hay al entrar en un circo, ¿me dirán que eso es falso?,
    todos hemos ido a circos y sabemos lo que es el olor de los genitales de los
    animales.” Salta otro “bueno, yo no sabría distinguir entre el olor de los genitales
    de los artistas y el de los animales la verdad, es que alguien ha tenido la
    oportunidad de olerlos por separado alguna vez?”
    En este comentario el público ríe y aplaude. El moderador interrumpe:
    “Bueno, vamos a dar paso a nuestra siguiente invitada para que se incorpore al
    debate, señoras y señores un aplauso para Dalila y su elefanta Sansona!!!”
    Al momento entra una mujer vestida con un vestido de seda azul claro semi-verdoso,
    que se hacía algo más verdoso al llegar a los pies (por la mezcla de la orina de los
    animales, amarilla, con el azul del traje) acompañada de una elefanta enorme.
    “Bienvenida Dalila, sitúese con su elefanta donde más le plazca. Cuéntenos, qué le
    parece a usted el cuidado de sus genitales, y el de su elefanta, cree que son
    cuidados distintos? Separados? Independientes? Cree que pueden llegar a ser cuidados
    análogos? ” A lo que responde Dalila: “Bien, buenas noches antes de nada, muchas
    gracias por traerme. Yo considero que a ustedes se les pasa por alto un detalle, y es
    la capacidad del propio animal de vigilar su zona genital, es decir, yo he
    amaestrado a mi elefanta Sansona para el perfecto cuidado de sus genitales, y les
    puedo asegurar que hoy por hoy, su cuidado yo no lo podría hacer mejor” , el
    moderador pregunta: “Y qué más le ha enseñado usted a Sansona?”, Dalila: “Pues por
    ejemplo, yo puedo debatir con ustedes ahora mismo mientras ella me mantiene sujeta en
    horizontal con su trompa”.
    Dalila se pone en posición, “Sansona, ale hop!! Va, va, va, va!!! Hop!!” Y la
    elefanta agarra con su trompa la cintura de Dalila y la sostiene en horizontal. El
    público se desace en aplausos y silbidos.
    En estas el barullo del publico más el debate acalorado que se mantenía asustó mucho
    a Sansona, y sin responder a las ordenes de su cuidadora, con la trompa fue
    introduciendo a Dalila entre sus mandíbulas y comenzó a apretar fuertemente. En un
    principio la cuidadora quiso ahogar un grito de dolor, pero la presión empezó a
    romperle los huesos del cuerpo, y los gritos eran tan desesperantes que...........
    me he despertado.

    Saludos a todos desde Tunglandia:

    Tung.

    Pd.- He saltado de la cama al ordenador para dejar esto escrito que sino se me
    olvida. Surrealismo puro y duro recién cocinado y salido de un sueño. Aún está
    caliente.

    10:53 a. m.

    6.2.06

    REFLEXIÓN PERSONAL: NORMAS DE VIDA


    Saludos a todos/as:
    Hoy por la tarde por fin he parado un ratillo, hacía unos días que las jornadas se programaban intensas, de modo que me sobraba poco tiempo para las reflexiones personales y pensamientos. En el receso que me ha ocupado, mientras ordenaba y organizaba papeles, me he encontrado con un texto curioso, unas normas, normas de vida escritas por mi madre, que surgieron del siguiente modo.
    Tras conocer el futuro desenlace que la enfermedad de mi madre acarrearía, surgieron una infinidad de conversaciones, dudas y pensamientos. A nivel personal me surgió la siguiente incógnita: ¿y a quién pido consejo yo a partir de ahora? Pues la cosa se planteaba clara, me acerqué a mi madre y le dije: “mamá, me tendrás que dejar unas normas y consejos escritos para el futuro, de modo que cuando no estés me sirva de ellas”. Bien, no me quiero recrear en los sucesos trágicos, pues no es el objeto de este escrito, pero sí considero que las normas que me dejó escritas son dignas de ser compartidas. Son diez, como los mandamientos, y son las siguientes:

    NORMAS DE VIDA
    Queridísimo Hijo:
    Aquí te pongo algunas normas de vida basadas en mi experiencia personal para que te ayuden a ser una buena persona. Te echaré siempre de menos donde quiera que esté. Ya sabes que para mí has sido un hijo predilecto y no debes sentirte inferior a nadie. Tú eres tú con todas tus virtudes y defectos. El quiz de la cuestión reside en que sepamos conocernos.

    1º En primer lugar están tus intereses personales. Dado que eres muy sensible y que tienes un corazón de oro, tienes tendencia a pensar en los demás y eso te llevará a recibir muchas decepciones y pocos beneficios.

    2º Sé una persona con un norte fijo. Aquí tendrás que aplicarte un poco porque eres muy dubitativo. No dudes tanto. Enfréntate a la vida sabiendo lo que quieres y con buen ánimo y plena confianza en ti mismo.

    3º Nunca hagas daño a nadie deliberadamente ni seas egoísta.

    4º El punto fundamental de las relaciones humanas reside en el RESPETO hacia los demás. Hay que respetar siempre los puntos de vista de los que te rodean, sean amigos, padres, madres, hermanos, esposas o hijos.

    5º El día en que te cases, que sea con una mujer a la que quieras de verdad y que ella te quiera a ti. Que estéis seguros el uno del otro y queráis asumir en conjunto las funciones del matrimonio. No seas prepotente ni actúes porque eres el marido, como han hecho la mayoría de los hombres, pues lo único que han conseguido ha sido crear una legión infinita de mujeres desgraciadas. Aquí el RESPETO juega un papel importantísimo.

    6º Quiere a tus hijos y a tu mujer por encima de todas las cosas y nunca los pongas en ridículo ni hables mal de ellos delante de nadie. Los problemas vuestros se tienen que resolver “intra muros”, o sea, dentro de vuestra casa o entre vosotros. Desde que nazcan piensa siempre en su futuro y oriéntalos con amor pero teniendo en cuenta las cualidades de cada uno. No es conveniente que los atosiguéis queriendo hacer de ellos super niños con un montón de actividades extraescolares, porque lo que conseguiréis es que pierdan todo el interés por los estudios. Dejad que sean niños y dadles muchos besos. Que sientan que, además de padres, sois amigos y personas en las que ellos puedan confiar porque crecerán sanos de espíritu y seguros de sí mismos.

    7º La seguridad es fundamental para triunfar en la vida.

    8º No te dejes pisotear por nadie.

    9º Acaba tu carrera sea como fuere

    10º Y, finalmente, VIVE, DISFRUTA DE LA VIDA Y HAZ QUE LOS DEMÁS SE ENCUENTREN AGUSTO CONTIGO.

    Bien, pues éste es el decálogo que mi madre me dejó escrito. Creo que sus consejos (de una madre a un hijo) están muy bien para cualquier persona, pues son consejos en su estado puro, es decir, consejos sinceros, sin segundas intenciones, claros y concisos, consejos últimos, de punto y final, consejos de “como conclusión de mi experiencia en la vida, te puedo decir que…” incluso me atrevería a decir algo genéricos, aplicables a cualquiera. Y es por eso que los comparto. Creo que quizás puedan ayudar.

    Lo único que puedo concluir al terminar este texto, y tras toparme de bruces con estos folios en los que están escritas estas normas es que, vivir mola, esta muy bien, que hay personas que merecen la pena y otras que no la merecen para nada. Que merecer o no merecer la pena depende única y exclusivamente de cada uno (y de su aplicación de la palabra respeto). Y que a mí me merece la pena compartir esto con quien lo lea.

    Aquí concluye la reflexión que hoy me ha ocupado, abrazos y besos para todos/as a discreción, un saludo:

    Tung.

    9:30 p. m.

    This page is powered by 

Blogger.